Los primeros dientes del bebé: orden, síntomas y cuidados

La salida de los primeros dientes se considera un momento emocionante para los padres, y es que es considerada una etapa muy importante en la vida de los niños. Pero que por otro lado puede dar lugar a la aparición de una serie de dudas y preocupaciones, como ¿cuándo tiene que salir el primer diente de leche? ¿Le dolerá? ¿Qué debo hacer si veo que mi hijo está molesto?

Con este post nuestra misión es informar y resolver las dudas y cuestiones que los padres diariamente nos transmiten cuando acuden a vernos a nuestras clínicas.

¿Cuándo salen los dientes del bebé?

El primer diente de leche comienza a hacer su aparición entre los 5 y 10 meses de edad. A partir de ese momento, empezarán a salir el resto. Entre los 24 y 36 meses ya deberán haber hecho su aparición lo 20 dientes de leche, 10 arriba y 10 abajo. Y a partir de los 3 años toda la dentición deberá estar perfectamente formada y en oclusión.

Pueden considerarse completamente normales pequeñas variaciones individuales, es decir, no todos los niños experimentan el mismo proceso; en algunos nace el primer diente a los 4 meses mientras que en otros sale a los 12. Lo que tenéis que saber es que la salida del primer diente de leche va influir en el inicio del recambio dentario, es decir, cuanto antes sale un diente antes se cae, y viceversa.

Es raro, pero puede ocurrir que los niños nazcan con dientes (dientes natales) o aparezcan al poco tiempo, durante el primer mes (dientes neonatales). No suelen ser dientes de más, la gran mayoría son los incisivos inferiores que han salido mucho antes, por ello, el tratamiento indicado en caso de que aparezcan es el de mantenerlos en boca.

¿En qué orden aparecen los dientes del bebé?

La orden de aparición en boca del bebé es la siguiente: incisivo central inferior, incisivo central superior, incisivo lateral superior, incisivo lateral inferior, primera muela temporal inferior, primera muela superior, canino inferior, canino superior, segunda muela inferior y segunda muela superior.

En general, los dientes inferiores salen antes que los superiores, a excepción del incisivo lateral superior que suele preceder al inferior.

 

TABLA DE DENTICIÓN (INDICA APROXIMADAMENTE CUANDO APARECE CADA DIENTE DEL BEBÉ)

DIENTE TEMPORALINFERIORSUPERIOR
Incisivo central6-10 meses8-12 meses
Incisivo lateral

10-16 meses

9-13 meses

Primera muela13-19 meses

14-18 meses

Canino

16-22 meses

17-23 meses

Segunda muela23-31 meses

25-33 meses

 

Señales que indican la aparición de los primeros dientes

Cuando los dientes de leche van a hacer su aparición en boca existen una serie de señales previas que alertan a los padres que algo nuevo está pasando en la boca de sus bebés.

Previamente empieza una salivación intensa y los niños tienen ganas de morder, masticar o chupar cualquier objeto. Podemos ver un ligero enrojecimiento e hinchazón de la encía donde va a salir el nuevo diente, que será sustituido por una pequeña isquemia (zona blanquecina) hasta que finalmente el diente perfora la encía y hace su aparición.

A veces puede ocurrir que durante el proceso de la salida de los dientes, especialmente de las muelas temporales superiores, la encía a parte de hinchada presente una mancha azulada. A esto se conoce como quistes de erupción, y no deben ser motivos de preocupación. Generalmente, desaparecen solos sin ningún tratamiento. Sólo nos debemos alertar cuando estos quistes no se rompen por sí mismos y observamos que la inflamación va a más o incluso que el bebé no quiere comer o está bastante irritable. En estos casos sí que hay que acudir al odontopediatra para que valore si es necesario drenar la zona con el fin de acelerar el proceso de erupción de la muela y poder ayudar a aliviar las molestias.

¿Qué síntomas o molestias puede tener mi bebé durante la salida de los dientes de leche?

Es normal que la erupción de los dientes de leche esté asociada a una serie de síntomas y molestias. Pero por otro lado, existe una gran variabilidad entre los bebés tanto en los síntomas que presentan como en la intensidad de molestias que experimentan.

Lo estudios nos dicen que los bebés babean más, tienden a meterse la mano en la boca, están más irritables o inquietos, e incluso presentar problemas para dormir o que rechacen la comida. También pueden padecer moqueo, diarrea o fiebre. Si esta fiebre persiste más de 24 horas y/o supera los 38 grados, se debe consultar al pediatra.

Estas molestias pueden durar unos días, justo hasta el momento que el diente nuevo rompe la encía y aparece en la boca. Aunque también es posible que si están saliendo varios dientes a la vez estos síntomas sean más intensos y duren más en el tiempo.

¿Qué puedo hacer para aliviar la molestia de mi hijo?

Lo mejor es masajear la zona utilizando mordedores, un masajeador de encías o un dedal de silicona. Si ya toma alimentos sólidos (porque así lo ha establecido el pediatra y/o practicas con tu hijo la BLW o Alimentación Autoregulada por el bebé), le puedes ofrecer un trozo de pan de barra o una zanahoria grande. Si nada le calma, sin lugar a dudas, el mejor remedio es la paciencia, así que queridos papás mucho ánimo.

¿Puedo darle alguna medicina para el dolor de la dentición a mi bebé?

Si a pesar de los remedios anteriores, nada mejora, lo ideal es que consultes con tu pediatra para que valore la necesidad de mandar algún analgésico que pueda ayudar a los niños (y también a sus padres) a pasar este proceso. Por cierto, no debes utilizar ningún analgésico/antiinflamatorio tipo Dalsy para masajear las encías porque esta falsa creencia no va a mejorar la inflamación o el dolor. Este remedio no funciona porque la efectividad de estos medicamentos es a nivel sistémico y no tópico. Sin olvidar, que algunos de estos fármacos infantiles tienen azúcar en sus composición así que imaginaros si lo aplicáis el varias veces al día y especialmente por la noche.

¿Hay algún remedio que no sea seguro para darle a mi bebé?

No se deben usar geles o cremas, ni productos de homeopatía que, en ocasiones, llevan anestésicos como la lidocaína/benzocaína o belladona, ya que diversos estudios clínicos lo han relacionado con problemas para respirar, letargo, convulsiones, etc. Por ello, no se recomienda su uso. Por supuesto, tampoco el uso de collares de ámbar porque su efectividad no tiene evidencia científica, pero especialmente por el riesgo de ahogamiento y asfixia que existe para el bebé.

                     Collar Ámbar

¿Cuándo y cómo debo lavar dientes del bebé?

La evidencia científica más alta indica que desde la erupción de los primeros dientes se deben lavar los dientes de los bebé con un cepillo dental infantil adecuado y con una pasta dental de una concentración de 1000 ppmF (partes por millón de flúor). El objetivo es prevenir la caries por eso, no sirven de nada cuando salen los dientes los dedales de silicona ni las gasas mojadas en agua para limpiar de manera eficaz los restos de alimentos.

                                Dedal Silicona

Podéis ir aumentando la concentración de flúor en el dentífrico, en función de la edad, cuando vuestro hijo sepa ya escupir y/o bajo indicación del odontopediatra.

Cuando son muy bebés, tendremos que poner una cantidad raspada de pasta sobre el cepillo y la mejor posición para el cepillado será con el niño tumbado.

Cuando son más mayores, en torno a los dos años puedes aumentar el tamaño a un grano de arroz. También cambiaremos la posición. Lo ideal es que el padre/madre se siente y se sitúe de espaldas al niño, así el niño estará apoyado y el cepillado será más cómodo tanto para el padre cómo para el niño.

En el momento que saben escupir, podéis poner ya el tamaño de un guisante, y tenéis que saber que esta cantidad no hay que aumentarla más independientemente de que seas un niño, un adolescente o un adulto.

Por cierto, tras escupir lo más importante es que los niños (y los adultos) no se enjuaguen con agua la pasta al finalizar el cepillado dental, ya que el agua elimina la capa protectora de flúor que se crea sobre los dientes, lo cual garantiza la protección frente a la caries manteniéndose el efecto anticaries del flúor durante más tiempo.

En conclusión, en todo lo referente a los dientes puedes acudir a nuestras clínicas Smile!, somos especialistas en niños, y destacamos por nuestro servicio dental infantil desde bebés hasta la adolescencia. Nuestra meta es poder acompañar a los niños y a sus padres a lo largo de los años y garantizar una sonrisa sana y feliz.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.