Señales de alarma: ¿cómo puedo sospechar que mi hijo necesita ir al ortodoncista?

Señales de alarma: ¿cómo puedo sospechar que mi hijo necesita ir al ortodoncista?

En nuestros centros Smile!, el equipo de especialistas en niños/as conoce perfectamente las señales de alarma que indican que existe un problema ortodóntico en proceso y que si no actuamos la situación puede agravarse.

También queremos ayudar a los padres a intentar descubrir estas señales de alarma por eso, hoy vamos a detallar en qué debemos fijarnos.

ortodoncia smile

Niños menores de 6 años, en dentición temporal:

1º La masticación debe ser equilibrada por ambos lados. Debemos observar que nuestro hijo/a no tiene dificultad en la trituración de los alimentos ni en la deglución. Tampoco debe tardar mucho en comer ni presentar problemas digestivos tras la ingesta. La presencia de alguna de estas alteraciones nos haría sospechar que existe un problema de incompatibilidad de tamaño en las arcadas dentarias y/o problemas de deglución. Igualmente no debemos olvidarnos de explorar los frenillos ya que en ocasiones son la causa de algunos de estos problemas.

2º No debe interponer la lengua entre los dientes para tragar, esta alteración se llama deglución atípica; si cuando nuestro hijo/a traga realiza movimientos de la musculatura facial y se observa que saca la lengua entre los dientes, debemos acudir a la consulta para explorar su deglución. Este problema se corrige combinando una terapia miofuncional (Myobrace) junto a un tratamiento de logopedia. Así conseguimos excelentes resultados en menos de 1 año.

3º Cuando nuestro niño/a cierra la boca debemos observar que la mordida es correcta, es decir, que los dientes de arriba abrazan a los dientes de abajo tanto en sentido transversal como en sentido antero-posterior y que la mordida es simétrica.

Niños mayores de 6 años, comenzamos una etapa importantísima denominada dentición mixta, en la que se empiezan a caer los dientes de leche y emergen los definitivos, es decir, conviven dientes temporales con dientes permanentes.

1º Es importante no olvidar todos los problemas que hemos detallado anteriormente. A esta edad debemos prestar atención al recambio dentario, observar que la pérdida de dientes de leche se realiza de forma casi simétrica, es decir, cuando nuestro hijo/a pierde el diente de leche de un lado en menos de 2 meses debería perder el diente homólogo del otro lado, evitando así que se produzcan desviaciones en la erupción dentaria.

2º Cuándo se produzca la pérdida del diente temporal su definitivo correspondiente tiene que tener el espacio suficiente para erupcionar y poder colocarse en la arcada correctamente. Si esto no es posible, puede que su hijo/a tenga un problema de espacio y debamos actuar lo antes posible.

Estas son algunas pinceladas que debéis vigilar en vuestros hijos/as.

Nuestra recomendación es acudir a la consulta de ortodoncia a partir de los 6 años, para poder explorar, analizar y detectar anomalías que se puedan estar generando. A esta edad son alteraciones sencillas de corregir y con los resultados excelentes. No debéis olvidar que si comenzamos en el momento adecuado evitamos arrastrar problemas que pueden ser más difíciles de solventar en una etapa posterior de dentición permanente.

Nuestro objetivo cuando tenemos niños de 12-14 años es conseguir que todos los problemas esqueléticos, los relacionados con el crecimiento; ya estén tratados y de esa manera nos centremos en la posición adecuada de los dientes. Sólo así conseguimos que el resultado de nuestro tratamiento sea estable en el tiempo, funcional y estéticamente correcto.

Tags:
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.