¿Por qué es perjudicial morderse las uñas?

¿Por qué es perjudicial morderse las uñas?

Morderse las uñas

La onicofagia o paroniquia es el hábito nervioso de morderse las uñas. Su aparición está relacionada con una alteración del sistema nervioso o un desajuste emocional que provoca la necesidad de llevarse algo a la boca.

Este acto continuo e inconsciente no solo puede ser perjudicial para tus manos, si no que también puede provocar alteraciones en tu salud bucal.

Un problema muy común es el dolor dental, debido a la presión sobre los dientes, y esto puede causar ciertas molestias.

Se pueden apreciar también dientes astillados o rotos ya que el repiqueteo continuo de la uña contra el diente provoca que el esmalte finalmente se dañe.

También la encía se puede ver afectada porque te puedes producir una herida al morderte las uñas, apareciendo una inflamación o irritación en este tejido.

Además las uñas y las manos en general, presentan una gran cantidad de bacterias, que te llevas a la boca lo que puede dar lugar a herpes, aftas u otras infecciones oportunistas.

Este hábito se presenta con mayor prevalencia en niños/as durante su etapa de pubertad. Por ello, es fundamental que los padres detecten esta práctica en sus hijos/as e identifiquen la causa si es posible.

En cuanto al tratamiento, hay numerosas opciones:

– Una forma muy eficaz y utilizada para dejar de morderse las uñas es usar algo que le dé mal sabor, como una laca de uñas o productos tipo mordex por ejemplo; o incluso poner esparadrapos que cubran los filos de las mismas.

– Mantener las manos ocupadas. Llevar algo con lo que podamos juguetear o tamborilear con los dedos es una buena opción para no morderse las uñas. Así como mascar chicle o chupar un caramelo (sin azúcar) para que no tengamos la tentación de llevarnos las manos a la boca.

– A veces las situaciones de estrés son el desencadenante para mordérselas , por lo que relajarse es importante también para evitar este hábito. Clases como yoga o pilates pueden ayudar a que te sientas más relajado.

– Se pueden reconstruir con acrílico para que sea imposible morderlas, y así además conseguiremos que tengan un aspecto saludable.

– En casos extremos, se puede requerir la intervención de un psicólogo.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.