LA PREVENCIÓN EN LOS NIÑOS VA MAS ALLÁ, MÉTODO CAMBRA

Nuevos tratamientos preventivos para reducir el indice de caries en los niños

De los problemas dentales en el niño, es la caries el trastorno que más afecta a la dentición temporal y permanente joven. En nuestro centro hemos evidenciado que esta enfermedad posee una alta prevalencia y envuelve una edad cada vez más temprana.

La caries es debida a numerosos factores en los que está inmerso el paciente infantil. Por ello, para evitar las consecuencias física, económicas y psicosociales de esta patología, es necesario instaurar estrategias preventivas que contemplan la interrupción de los factores implicados en el origen de la enfermedad.

Sin embargo, estudios recientes indican que el riesgo de caries no está distribuido de forma uniforme entre la población general. Por ello, hacer una valoración del riesgo de caries de manera individual, y decidir el tratamiento en función de dicho riesgo, es la forma más lógica de tratar a nuestros pacientes.

El método CAMBRA (Caries Management By Risk Assessment) ha sido diseñado para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la caries de modo que podamos clasificar a los pacientes según el riesgo, y así poder ofrecer un protocolo de actuación específico según sean clasificados. El objetivo principal de CAMBRA es evitar la aparición de la enfermedad y detener la progresión de las lesiones incipientes.

El método CAMBRA (Caries Management By Risk Assessment) supone un cambio en el concepto de la prevención y de la forma de actuar conocido hasta el momento. Sabemos que desde hace años, la medidas preventivas se basan en llevar a cabo un control de la dieta, fomentar buenos hábitos de higiene oral, y el uso de flúor; y aunque continúan utilizándose estas medidas; el cambio reside en que CAMBRA incorpora en sus protocolos el uso de agentes anti microbianos como la clorhexidina; nuevos agentes protectores frente a la caries como el xylitol y agentes remineralizantes como la caseína. Además según haya sido clasificado el paciente en el grupo de bajo, moderado o de alto riesgo de caries, se indica cada cuanto tiempo es necesario realizar radiografías de control, diferentes frecuencia de revisiones, distintas pautas de higiene oral, número de aplicaciones de flúor necesarias al año, etc.

La justificación de adaptar este protocolo en la consulta, es debido a que no todos los pacientes son iguales, según su riesgo caries necesitan tratamientos individualizados que les ayudarán a conseguir un pronóstico más estable y eficaz. Nuestro compromiso es conseguir que el tiempo y el esfuerzo invertido por el niño y sus padres hagan que consigan mejores resultados a largo plazo de su buena salud bucal y general.

Autora del artículo: Esther Zapata Fernandez

Odontopediatra exclusiva del centro

3 Comentarios